Deportivo Pereira muestra cambios futbolísticos y se esperan los administrativos

Deportivo Pereira muestra cambios futbolísticos y se esperan los administrativos

Histórica victoria del Pereira en Pasto donde nunca había ganado. En 12 juegos había empatado 7 y perdido 5, los últimos 5 juegos fueron empates en el estadio Libertad.

El panorama era sombrío antes del partido, con 2 derrotas encima (ante Tolima en Ibagué y Alianza Petrolera en Pereira), en la tabla del descenso Deportes Quindío metía susto con 2 victorias, Jaguares no aflojaba y sumaba 4 puntos en las 3 primeras jornadas, el único que le costaba igual que al Pereira era a Huila con un solo punto; es más se alcanzó a mencionar que si no se ganaba en Pasto el técnico Alexis Márquez podría perder su puesto; se ganó, se tranquilizaron y recibieron la buena noticia que el Deportivo Pereira terminaba su calvario de empresa en proceso de subasta y que era vendido.

Análisis táctico; aunque no fueron muchas las variantes (solo el ingreso de Danny Cano por Diego Peralta y la llegada al equipo principal de Jherson Mosquera por Henry Rojas), el semblante futbolístico del equipo cambió de forma radical, en zona de volantes se bajó el promedio de edad de Vásquez ( 34 años), Rafael Navarro (31 años) Henry Rojas (34 años), con el ingreso de Jherson Mosquera Castro que con 22 años, le dio al equipo dinámica y ayuda con y sin balón al equipo matecaña. A partir de allí se ganó protagonismo con el balón, lo que NO hubo ante Tolima y Petrolera y velocidad sin balón, en resumidas cuentas se ganó orden, tenencia y profundidad.

En lo administrativo,

se esperan cambios sustanciales en el Deportivo Pereira, con este comunicado emitido por el propio agente liquidador Jhon Omar Candamil Calle, cambios que redunden en todos los aspectos, económicos, organizacional y que se reflejen en lo deportivo para hacer que este Deportivo Pereira, no solamente salve la categoría; sino que gane protagonismo en el fútbol profesional colombiano.  

Jenny Marcela Arias Castañeda con puños de oro

Jenny Marcela Arias Castañeda con puños de oro

Jenny Marcela es campeona y medalla de oro aún sin estar en Tokio 2020

Esta historia fue escrita y publicada en www.radioejedelcafe.com por Mauricio Gómez Buriticá el 26 de julio del año 2020, y hoy después de lo sucedido en los Juegos Olímpicos Tokio 2020 gana más y más importancia.

Hablar de Jenny Marcela Arias es hablar de esfuerzo, tenacidad y superación; pero también es hablar de golpes, de duras caídas y adversidades. Sus vivencias dentro y fuera del ring hacen que su vida sea la metáfora perfecta que cualquier guionista quisiera plasmar en un guion.

Aunque esta boxeadora risaraldense lleva tres lustros propinándole fuertes golpes a sus rivales, también ha recibido violentos impactos, incluso, desde mucho antes de ingresar al mundo del pugilismo. La violencia, las drogas y la falta de oportunidades se cuentan en la lista de los más duros adversarios a los que venció… y por nocaut.

Para todos, su historia comienza cuando se hace visible a través de la práctica del boxeo, pero su verdadera historia se remonta dos décadas atrás cuando aún vivía en Guática, su pueblo natal.

Desplazada por la violencia

“A nosotros nos tocó dejar el pueblo en plena madrugada”, cuenta Jenny en un tono anecdótico. No obstante, su relato está lejos de ser una anécdota. Una amenaza de la guerrilla hizo que tanto ella como su familia salieran huyendo del corregimiento de Santa Ana, una noche cualquiera.

“Mi mamá le cocinaba a los policías del pueblo y Róbinson, uno de mis hermanos mayores, se fue a prestar el servicio militar. Por esa misma fecha mi hermano mayor, José, se desapareció y luego recibimos una amenaza de la guerrilla, por lo cual tuvimos que huir del pueblo”, agregó Jenny Marcela.

Fue así como llegó a Pereira en el año 2001 en condición de desplazada por la violencia. Sin embargo, su presencia en la capital risaraldense no solucionó del todo sus problemas. Los primeros años no fueron fáciles ya que, además de lidiar con las dificultades propias de la ciudad, tuvo que dar una de las más duras peleas, dejar el consumo de drogas.

“Yo tenía un conflicto con las drogas, yo era drogadicta”, confiesa la boxeadora de 29 años, quien además reconoce que gracias a su familia y al deporte superó ese difícil pasaje de su vida. “Mis padres nunca me dieron la espalda, siempre me apoyaron, nunca me dijeron ‘váyase de la casa’; aunque yo les robara, hiciera lo que les hiciera, fuera grosera con ellos o no, nunca me dieron la espalda, al contrario, siempre recibí el apoyo de ellos”.

Cuenta Jenny Marcela que fueron muchas las oraciones de su madre para que ella se alejara de ese mundo hostil en el que vivía y que gracias a esas oraciones, en el 2004 “llegó a nuestras vidas un ‘angelito’ que es mi entrenador Jud Franklyn Granada”. el exitoso entrenador de la Liga Risaraldense de Boxeo, apareció en su camino luego de que Maribel, su hermana mayor, le insistiera en que ella debía incursionar en la práctica de algún deporte. “Ella me motivó mucho para que yo ingresara al boxeo, ella y Jud me ayudaron a salir de las drogas… tengo mucho que agradecerle a mi entrenador porque gracias a él yo hoy me preparo para competir y no estoy ahí sentada con una pipa o una aguja”, lo dice con un matiz en su voz que denota gratitud.

Si bien la razón principal por la que llegó al mundo del deporte fue su intención de alejarse de las drogas, Jenny confiesa entre risas que también la impulsó el hecho de que quería bajar de peso porque era muy ‘gordita’.

Además, el bajo costo, casi que simbólico, que debía pagar en el gimnasio de boxeo, hizo que se inclinara por el deporte de las narices chatas. “Allí fue la única parte donde me cobraban 500 pesos mensuales. Cuando yo ingresé Jud Franklin me dijo que debía pagar 500 pesos para el aseo del escenario”. Aunque acepta que pasaron los años y nunca los pagó -risas-.

Y como si a esta historia le faltara un aditamento más, la vida siguió moviendo sus fichas y con el tiempo unió en matrimonio a Jud Franklin y Maribel (entrenador y hermana), quienes le dieron a Jenny Marcela una hermosa sobrina (Valentina), que junto a su hijo Camilo, son los dos motores en su vida.

Los Juegos Olímpicos decía el año anterior la deportista, su máximo sueño, y lo ha cumplido no solamente por haber participado por Colombia en Tokio 2020; sino porque su participación en ellos le sirvió para cumplir con un gran objetivo, hacer que su papá  través del ministerio del deporte pudiera tener la cirugía que tanto necesita en las extremidades inferiores; además que el gobernador de Risaralda Víctor Manuel Tamayo Vargas se comprometiera a darle una vivienda. Jenny Marcela con sus puños de oro logró sus objetivos como persona y como profesional.