Por Uber Montoya Zúñiga

Mientras  los gobiernos de las grandes potencias  y países súper desarrollados como Estados Unidos, Rusia, España, Italia, Francia, Brasil entre otros hoy se ponen de acuerdo  en la lucha  contra el Covid 19, basta  con revisar uno de los últimos acuerdos entre tres grandes del mundo; los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, de Estados Unidos, Donald Trump, así como el rey saudí, Salman Bin Abdulaziz, apoyaron  el acuerdo alcanzado en el marco de la alianza OPEP+ sobre el recorte por fases de la producción petrolera para estabilizar el mercado, esto  pocas veces antes se había  visto que tuvieran que concentrar todos sus esfuerzos en luchar todos contra el mismo enemigo; por su parte sus ciudadanos esperan no solamente respuestas efectivas de los gobernantes para superar la pandemia y por ende poder reiniciar sus vidas de forma normal y entre ellas todas las actividades deportivas.

Y es que mientras el Coronavirus pone a los gobernantes de los distintos países del mundo a pensar en cómo superan la emergencia sanitaria y después la crisis económica, los dirigentes deportivos como la FIFA, la UCI, La NBA, La CONMEBOL y las demás entidades que manejan las competencias deportivas del mundo, no paran de mirar el almanaque para ver donde ponen la finalización de las  ligas de Europa, las grandes competencias del ciclismo como Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta a España, Campeonatos mundiales de ciclismo, Copa Libertadores, Copa Suramericana y campeonatos internos en cada país. Lo que sí es claro es, que los gobernantes unen esfuerzos para luchar contra la pandemia, los dirigentes deportivos buscan de forma mancomunada las fechas disponibles para terminar sus competiciones, el deportista se prepara de forma individual y virtual  y el aficionado espera con ansia loca volver a estadios, coliseos y escenarios deportivos; dentro de todo  lo malo que ha traído el  Coronavirus, rescatamos cosas como, se despertó la solidaridad, la hermandad, la caridad y pese al aislamiento social al que nos ha sometido, hoy el mundo está más unido que nunca, unido  en la fe porque termine rápido y bien.

Compartir esto

Compártelo

¡Compártelo en tus redes!